Archivo

Posts Tagged ‘complejidad’

La simplicidad en el diseño… No simplismo, ni simplificación

-Si hay muchos objetos para ver, tu simplemente no vas a ver ninguno de ellos, es decir tu cerebro dirá “muchos”-

Esto se da precisamente por que la mente humana tiene límites cuando procesa la información visual;  cada quien tiene su propio límite, algunos más elevado que otros, pero, todos tenemos un límite. En este sentido, el exceso de información crea confusión y ahí es cuando debemos llegar a la simplicidad en el diseño y en la comunicación. Debemos entonces dar opciones, pero no demasiadas opciones.

¿Han visto alguna vez a un niño en una tienda de dulces o en una juguetería?, Ellos saben lo que quieren, pero son tantos los objetos y es obvio que están bien comunicados, pero finalmente son tantos que ellos no se pueden decidir específicamente por alguno en especial, son demasiados criterios de selección, y al final termina siendo confuso moverse en alguna dirección; así se tenga una marca en la mente, siguen siendo muchos no importa que se haya aplicado este un criterio de selección.

¿Qué es entonces la simplicidad en el diseño?

La simplicidad en el diseño, no significa en ningún momento simpleza o simplismo, ni mucho menos, simplificación; sino que se basa precisamente en el entendimiento profundo de lo que se desea transmitir o comunicar, es decir, en la capacidad de transmitir un mensaje de una forma clara y concisa; los diseños complejos nos obligan entonces a hacer un gran esfuerzo en el momento del entendimiento, de la incorporación de los elementos y de la adaptación a los mismos, llevándonos de esta forma a entenderlos como artificiales o forzados; siendo esta la forma en la que precisamente no queremos que se presenten los buenos diseños.

Se tiene que tener en cuenta entonces, que cuando se desarrolla algún tipo de proyecto de comunicación visual o de diseño para algún tipo de audiencia, así como que la intención final del mismo es la comunicación de un mensaje determinado, y que dicho mensaje debe ser que dicha audiencia lo comprenda a cabalidad, entonces, este debe ser presentado de la forma más simple posible, para que de este modo no exista ningún tipo de ruido que afecte la comunicación; si tenemos en cuenta que el tiempo estimado de atención de un espectador furtivo no sobrepasa los 6 segundos. De ahí surge la pregunta, ¿Cómo hacer que un diseño sea simple de entender?, o simplemente, ¿Qué es la simplicidad?, resolviendo esta última pregunta, se puede resolver de una forma simple la primera. Tengamos en cuenta entonces los cuatro factores de la simplicidad, presentados por George Whiteside en su conferencia “Hacia una ciencia de la simplicidad”.

Los cuatro factores de la simplicidad

Whiteside establece que las cosas simples, para ser simples deben ser, en un primer momento, seguras y predecibles, dado que las cosas complejas son en si mismas producen al final resultados inesperados e impredecibles; teniendo en cuenta que lo inesperado y lo impredecible son los dos factores que más rápido llevan al posible error, poniendo de esta forma las probabilidades a nuestro favor, es decir reduciendo la visión murphiana de “si algo puede salir mal, saldrá mal”.

En un segundo momento, las cosas simples, deben ser poco costosas, y de este modo las personas podrán hacer un mejor uso de ellas; este segundo factor puede ser un poco controversial, pero es cierto; con esto se quiere decir que mientras menos complejas sean las cosas finalmente estas en su construcción misma será más simple, por lo tanto tendrán un menor costo, además las personas las comprenderán más fácilmente y les darán una mayor posibilidad de uso, un ejemplo de esto son las rocas, son tan simples que con ellas se pueden incluso construir catedrales, no es sino ponerlas una encima de otras y ellas en sí mismas soportan peso, ¿simple verdad?, entonces, hasta ahora hay dos factores primordiales, la función de las cosas simples debe ser predecible y el costo debe ser bajo. En un tercer nivel, estas deben tener un alto nivel de desempeño en comparación con el costo en relación con el valor, en este sentido las cosas simples, que cumplen con los factores anteriores deben ser rentables, replicables, completamente usables y entendibles.

Cuando estos tres factores se juntan nos llevan a un nuevo factor que los conjugan a todos, de esta forma, las cosas simples, deben actuar como los bloques de construcción, es decir, fáciles de producir, replicar, tendrán mayores oportunidades de uso, las personas les encontrarán nuevos usos, y finalmente deben ser tan fáciles de comprender e interactuar como para un niño de tres años.

Para finalizar entonces, como dice Einstein, “las cosas deben hacerse de la forma más simple posible, pero no más sencillas”, siendo esta una buena forma de pensar para solucionar los problemas, dado que si se invierte demasiado en hacer las cosas sencillas al final se perderá su función, se tiene que tener en cuenta que aunque se hagan las cosas con bajo costo siempre debe estar presente la función y el entendimiento de las personas. Las cosas simples en si mismas deben ser totalmente entendibles y es entonces cuando el diseño debe tener un alto componente de simplicidad desde su construcción y pensamiento mismo.

Referencias: 1. George Whitesides: Toward a science of simplicity

Anuncios